¡Es saludable, delicioso y la bebida preferida para un verano cálido y húmedo! Pero, ¿sabías que ORGANO‍ puede hacer que tu té helado sea aún mejor? ¡Así es! Con estos sencillos consejos, puedes llevar tu té helado al siguiente nivel.

 

Prepara tu té la noche anterior

Hay una razón de peso por la que hay tantas recetas de té helado empezando su preparación la noche anterior: Cuanto más tiempo se deja reposar, más fuerte y sabroso se pone. Esta es una excelente manera de aprovechar al máximo tu Té Rojo ORGANO, dejando que las hojas hagan su magia. 

Solo prepara tu té en una jarra y deja que se enfríe durante la noche fuera de la nevera. Por la mañana encontrarás un líquido concentrado que hará maravillas cuando tengas sed. 

Nuestra sugerencia: no hagas esto con el Té Verde, si utilizas Té Verde, la mezcla se volverá de color marrón amarillento, y obtendrá un sabor amargo que no querrás beber. Para cualquier bebida con Té Verde, mantén la bolsita en la taza por un máximo de 3 min y déjalo enfriar sin la bolsa en el agua. 

Endulza con jarabe de azúcar en lugar de cubos de azúcar

Si eres un fan de las bebidas dulces, una mejor manera de darle un poco de dulzura es hacer tu propio jarabe de azúcar, es muy fácil de hacer y te dura semanas. Úsalo para endulzar todo tipo de bebidas, desde té helado hasta limonada. También es una excelente manera de agregar sabor y profundidad a los cócteles. Solo mezcla 1/4 taza de agua + 1/2 taza de azúcar + 2 cucharadas de miel (o néctar de agave, stevia, azúcar moreno o sirope de arce), lleva la mezcla a ebullición lenta hasta que obtenga la consistencia a miel, las burbujas serán tu indicador para retirar la mezcla del fuego. Una vez preparada, déjala enfriar y embotéllala para mantenerla en tu refrigerador.

Agrega una pizca de sal a tu Té 

Una pizca de sal puede ayudar a equilibrar la dulzura de tu té helado, así como acentuar su sabor. La sal también tiene la ventaja de equilibrar cualquier acidez en la bebida, por lo que es una opción mucho mejor que el azúcar o los edulcorantes artificiales. Si estás buscando añadir una pizca o dos de sal a tu vaso, ten en cuenta que los diferentes tipos de tés tendrán diferentes niveles de acidez (y por lo tanto reaccionan de manera diferente con la sal). Un té negro como Darjeeling, por ejemplo, es naturalmente muy ácido y debe combinarse con una pizca de sal, pero no es el caso con el Té Verde ORGANO, que es menos ácido.

También puedes crear bebidas con hierbas 

Las hierbas son una manera fácil de crear tus propios tés con sabor. Por ejemplo, para hacer un té helado de menta verde, agrega 2 cucharadas de hojas de menta fresca (o incluso secas para un sabor menos intenso) al agua caliente y deja reposar durante unos 3 minutos. Luego, agrega el líquido a tu jarra de té helado junto con otra 1/2 taza de agua fría.

 Las bebidas con hierbas también se pueden utilizar de otras maneras: 

  • Pon las hierbas en una bolsa de té o en un colador mientras la sumerges en agua caliente; luego vierte la mezcla sobre hielo cuando la termines de preparar
  • Agrégalas directamente en la jarra antes de poner el hielo y remueve  las hierbas que flotan hacia la superficie.

A estas alturas, deberías estar más emocionado por preparar tu propio té helado en casa. No solo es refrescante y delicioso, sino que también es increíblemente fácil de hacer. Ya sea que desees optar por un Té Verde clásico o algo un poco más atrevido como el Té Rojo, existen muchas opciones para que las pruebes. Además, al hacer tu propio té helado en casa, puedes ahorrar algo de dinero y asegurarte de que cada preparación esté cargada de sabor y nutrientes.

Next Post